La Importancia de Educar al Personal que Maneja Alimentos

Iniciamos este blog, compartiéndoles la diferencia entre educar y capacitar. Según la Real Academia Española, educar es desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales y morales del niño o del joven por medio de preceptos, ejercicios y ejemplos; a diferencia de capacitar, que es hacer a alguien apto o habilitarlo para algo.

Ahora, conociendo las diferencias entre educar y capacitar, ¿por qué es necesario educar al personal y no sólo capacitarlos, cuando se trabaja con alimentos?
Muchas personas realizan sus labores de manejo de alimentos de la manera más cómoda y rápida, sin embargo, no comprenden que en una planta de alimentos, en un establecimiento o en un restaurante, el escenario es completamente distinto, hay mayor cantidad de peligros y/o contaminantes debido a la gran cantidad de alimentos y situaciones que se manejan. El error da inicio, cuando los encargados luego de contratar personal, tienden a capacitar o a dar una inducción básica a sus colaboradores, sin explicarles el porqué de cada tema, el porqué se deben realizar correctamente los pasos y el porqué se deben seguir los procedimientos ya establecidos, dando como resultado, un personal con falta de información sobre los riesgos o peligros que pueden provocar al no manejar correctamente los alimentos.

Esto no termina, ya que, un mal manejo de un alimento, puede causar una enfermedad a un comensal, provocando la pérdida de reputación de la empresa o hasta la pérdida de la vida de un ser humano. Recordemos que, estos colaboradores contratados, realizan sus trabajos de manera similar a como lo realizan en sus casas, porque para ellos, es lo correcto, por lo tanto, es responsabilidad de los dueños y/o encargados de establecimientos de manejo de alimentos, educar a toda persona que forme parte del equipo. Además, educar al personal ayuda al avance y al progreso de la empresa, favoreciendo los conocimientos, enriqueciendo la cultura, el espíritu y los valores y sobre todo ayudando a asegurar la integridad de los alimentos, para que tengan calidad, salubridad e inocuidad.