ISO 9001 – Gestión de Calidad en la Industria Alimentaria

Los responsables de las plantas de alimentos y bebidas están enfocados en asegurar la Inocuidad de sus productos; la misma se puede ver afectada por peligros inherentes y peligros intencionales; los peligros inherentes se controlan mediante los Programas de Prerrequisitos y el Programa de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control, HACCP; y los peligros intencionales, son mitigados con el Programa de Defensa de los Alimentos. Las industrias están trabajando fuertemente en la construcción de pilares, invirtiendo en temas de Cultura de Inocuidad, desde la alta gerencia hasta los operarios, para que la Inocuidad sea una realidad.

¿Y la Calidad?, entendiendo Calidad como: “cumplir con las especificaciones”, “superar las expectativas de los clientes/consumidores, ¿Qué se está realizando?
Inicialmente, se debe contar con una Política de Calidad, la que puede o no, ir integrada con la de Inocuidad; siempre que se conserve la esencia, la importancia y el impacto de cada una. Esta Política debe ser comunicada, a todos los niveles de la organización, no sólo como un texto que se debe repetir, sino, como un valor de la organización, que se debe vivir y sentir en cada uno de los colaboradores, lo que finalmente, se traspasará a los productos.

Los procesos deben estar documentados, en lenguaje básico, comprensibles, fácil de entender; los registros deben ser amigables, fáciles de completar, útiles, con un aporte real al logro de la calidad, los colaboradores deben percibir el beneficio de los registros, lo que les generará interés de completarlos efectivamente. Además, se debe contar con indicadores de gestión, que sean fáciles de medir y con metas alcanzables, para que no se pierda tiempo valioso midiendo aspectos innecesarios y no se desmotive el personal, al ver que las metas son difíciles de alcanzar.

Los departamentos de investigación y desarrollo constantemente lanzan al mercado productos novedosos, con sabores diferentes, en envases distintos, más amigables con el ambiente, productos con baja cantidad de calorías, grasas y azúcares; esperando que los consumidores aumenten su nivel de satisfacción con la marca. Pero, ¿se mide esa satisfacción?, ¿se cuenta con herramientas sólidas para contar con la retroalimentación de parte de nuestros consumidores (clientes)?, ¿los desarrollos de productos se basan en lo que los consumidores esperan? Para poder asegurar la Calidad, se cuenta con el Sistema de Gestión de Calidad ISO 9001, el que invita a centrarse en los procesos y sus interrelaciones, formando un sistema, logrando la eficacia y eficiencia de la organización en el logro de la Calidad de los Alimentos y Bebidas ofrecidos a sus consumidores.

Este Sistema de gestión también incluye el ciclo de mejora continua PHVA: Planear, Hacer, Verificar y Actuar; el cual utilizado desde la base científica y analizando los datos reales, permite llegar a la mejora de los procesos y finalmente a lograr el objetivo de la Calidad: Satisfacer a los consumidores. ISO 9001 también incorpora el pensamiento basado en riesgos, al analizar la probabilidad y gravedad de cada factor, es posible cuantificar los riesgos y establecer las estrategias de mitigación requeridas.

Para conocer más sobre el tema: ISO 9001 aplicado a la Industria Alimentaria, acompáñanos al Curso ISO 9001 para Plantas de Alimentos bajo la Norma ISO 9001:2018, el día 17 de Julio de 2019, en Ciudad de Panamá. Para más información llámanos al (507) 390-5974 o escríbenos a info@afi.com.pa