Impacto de la sequía en la industria alimentaria

Sin duda, la sequía es una de las principales consecuencias del cambio climático, la cual ha ganado peso dentro del último período no sólo a nivel nacional, sino también a nivel mundial, pero ¿Por qué?

“Sequía” se define como “falta de lluvias durante un período prolongado de tiempo que produce sequedad en los campos y escasez de agua”, y según la “Food and Agriculture Organization” (FAO) es uno de los desastres naturales más devastadores, ya que paraliza la producción de alimentos, agota los pastizales, perturba los mercados y en los casos más extremos causa la muerte generalizada de personas y animales. A raíz de esto, tanto la ganadería como la agricultura son dos de las principales áreas afectadas por éste fenómeno.

El cambio climático, tiene el suficiente potencial para afectar en la producción de alimentos, la seguridad alimentaria y la nutrición, debido al aumento de la temperatura a nivel global y en cómo esto afecta directa e indirectamente en los recursos hídricos (sequías, calentamiento del agua, aparición de nuevos peligros, etc), todo esto crea dificultades para la agricultura y ganadería, ya que estas dependen en su totalidad de la disponibilidad y suministro de agua, ya sea para regar los cultivos, alimentar a los animales, como también para la producción de alimentos que van directamente en beneficio de las personas.

El impacto es tanto, que por ejemplo sólo en Chile, el 72% de la superficie sufre de sequía en algún grado, lo que podría afectar a más de un 38% de la población. Paralelo a esto, sólo durante el 2019 se vieron afectados más de 50 mil animales como consecuencia de ésta. Otro ejemplo son las grandes sequías ocurridas entre el 2003 y 2013 en el continente Africano, además de inundaciones que pusieron en riesgo la agricultura de Asia, América Latina y el Caribe. Según la FAO, se cree que en un futuro los desastres naturales generarán cada vez más conflictos, lo que hará que la población se vea obligada a desplazarse del territorio habitual, lo que incluso podría llevar a conflictos entre poblaciones.

En cuanto al impacto en la industria ganadera, ésta se ha visto perjudicada principalmente por la reducción de disponibilidad de praderas para alimentar al ganado, lo que ha resultado en animales con bajo peso, siendo desvalorizados hasta en un 60% en su costo, obligando a los ganaderos a considerar estrategias poco seguras, como dietas alternativas que le permitan brindarle a su ganado los nutrientes que requieren, pudiendo aumentar la presencia de peligros de la carne como materia prima. Por su parte, estas dietas alternativas suelen contener un alto concentrado proteico, lo que significa un aumento en la demanda de agua por parte de los animales, convirtiéndose así en un círculo vicioso.

Por su parte, el sector agrícola se ha visto afectado al no contar con la suficiente disponibilidad de agua para suplir las necesidades de sus cultivos de manera óptima, resultando en un menor rendimiento de estos, además de los costos económicos que conlleva. Con esto aumenta el riesgo del uso de agua no potabilizada al utilizar fuentes alternativas no autorizadas, para así tratar de amortiguar la pérdida en la producción, afectando directamente en la inocuidad de los productos y poniendo en riesgo la salud de la población.

Sin embargo, el problema principal es el hecho de que tanto a nivel mundial como nacional, no estamos preparados para enfrentar desastres climáticos, como la megasequía. Es por esto que se han tomado distintas medidas a nivel global, como es la creación del “Departamento de Gestión Integral de Riesgos” en Chile, por el Ministerio de Agricultura (MINAGRI) en el año 2015, con el objetivo de hacer frente a emergencias climáticas a nivel nacional, y así crear la necesidad de que las empresas que trabajan directamente con pequeños y medianos agricultores y ganaderos cuenten con un “Plan de Contingencia” frente a desastres naturales y un completo análisis de riesgo donde estos sean considerados.

Por último, en los países donde el cambio climático se ha manifestado en forma de sequía, se espera que estas sigan presentándose cada vez más frecuentemente y con mayor intensidad a medida que pasa el tiempo.

Si deseas conocer más sobre cómo incluir los desastres naturales en tu evaluación de riesgo, o sobre la importancia de la calidad del agua en la industria alimentaria, en Agro & Food Integrity te ofrecemos servicios de asesoría, capacitaciones y auditorías.

¡Para mayor información no dudes en contactarnos!
info@afichile.com
❃ (+569) 3860 1088/ (+569) 3860 1089