FSSC 22000

Con el paso del tiempo, los clientes están cada vez más exigentes, ahora sí se atreven a denunciar y ejercer sus derechos como consumidor. Esto lleva a las empresas a invertir en sus procesos, instalaciones, personal e implementar normas que los ayuden a que sus productos sean adecuados y seguros.

Hay dos tipos de clientes, el consumidor final y los intermediarios. Los intermediaros son las cadenas de retail, restaurantes y locales de comida rápida que llevan sus productos al consumidor final, llegando a una infinidad de personas, donde ellos son la cara visible ante un reclamo de cliente. Debido a que estos reclamos pueden ocasionar grandes pérdidas monetarias, se ven en la obligación de exigir a sus proveedores que les garanticen la seguridad de sus productos, a través de auditorías.

Hay diversas auditorías que se aplican en la industria alimentaria, ya sea de lineamientos propios del cliente o de normas nacionales y globales. A menudo sucede que el calendario de auditorías efectuadas por clientes, a la industria alimentaria, es bastante extenso, lo cual lleva a las empresas a preguntarse ¿Qué podemos hacer?, ¿Cómo podemos mejorar nuestro sistema para dar más confianza a nuestros clientes y disminuir la cantidad de auditorías?, la respuesta es simple, a través de certificaciones, mientras más completa sea la certificación, más confianza genera a los clientes y a la propia industria.

En el año 2000, bajo leyes Bélgicas se creó GFSI (Global Food Safety Initiative) o la “Iniciativa Global para la Inocuidad Alimentaria”, un organismo sin fines de lucro, que reúne un conjunto de normas reconocidas internacionalmente, como IFS, BRC y FSSC 22000.

En este blog nos enfocaremos en la certificación FSSC 22000, la cual es un esquema de certificación completo basado en el Estándar de Gestión de Inocuidad Alimentaria ISO 22000 combinado con una de las especificaciones técnicas (ISO/TS 22002-1/-2/-3/-4/-5/-6) y los requisitos adicionales de FSSC.

Para implementar FSSC 22000, se requiere el compromiso de la dirección y el desarrollo de programas de prerrequisitos, tales como limpieza y desinfección, control del agua, control de plagas, trazabilidad, entre otros. También es preciso contar con un plan HACCP, para asegurar la inocuidad del producto a través de toda la línea de proceso y, por supuesto un programa de capacitaciones, que incluya todos los temas que necesitan conocer los miembros de la empresa. Además, se debe tener un control en la gestión de quejas de clientes y estar preparados en caso de que haya que hacer un retiro de producto del mercado; controlar a los proveedores por medio de evaluaciones y programas de auditorías, para evitar posibles fraudes y tener un plan de defensa alimentaria para evitar posibles sabotajes intencionales con fines ideológicos.

La certificación FSSC 22000 asegura la calidad, inocuidad y salubridad de los productos, por lo que, brinda mayor confianza a los consumidores, reduciendo los riesgos a la salud, además, de proteger la marca. Es una norma integrable con otros sistemas de gestión y de aceptación internacional, lo que permite reducir los costos de auditorías. Por lo tanto, si estás buscando una norma integral, FSSC 22000, es una buena alternativa, te ayudará a conseguir productos seguros para la salud de los consumidores y que cumplan con las especificaciones de la marca.