Buenas Prácticas de Manufactura

A lo largo de la cadena alimentaria, los productos son sometidos a distintos tipos de procesos para ser elaborados, aumentando las situaciones de riesgo que pueden contaminar los alimentos a lo largo del camino, por lo tanto, hay que tener precauciones para que los alimentos no lleguen a sufrir algún tipo de contaminación.

Pero, ¿realmente sabemos cómo prevenir estas situaciones de riesgos?

Para prevenir estas situaciones de riesgo y para un correcto manejo higiénico de los alimentos es importante que las plantas, los restaurantes y/o los establecimientos que procesen o manipulen los alimentos cumplan con lo que se conocen como las Buenas Prácticas de Manufactura.

Las Buenas Prácticas de Manufactura contemplan todas las condiciones de infraestructura y procedimientos, desde la recepción de materia prima hasta la distribución de los productos terminados, con el fin de garantizar la inocuidad de los productos. Por lo tanto, toda persona que procese o manipule los alimentos debe cumplir con las Buenas Prácticas de Manufactura, para así poder garantizar a los consumidores que el alimento está libre de contaminantes que pueden afectar a la salud.

¿Y cómo se pueden cumplir correctamente las Buenas Prácticas de Manufactura?

Realizando las siguientes Buenas Prácticas de Higiene para así velar por un manejo adecuado de los alimentos:

  • Mantener un buen aseo personal, ya que las personas representan una fuente potencial de contaminación.
  • No entrar en contacto con los alimentos al estar enfermos, ya que varias de las enfermedades se pueden transmitir a través de ellos.
  • Lavarse correctamente las manos antes de entrar a las áreas de proceso o al entrar en contacto directo con los alimentos, para así evitar cualquiera contaminación al producto. 
  • No utilizar joyas, cosméticos, celulares o aparatos electrónicos para evitar cualquier accidente o contaminación no deseada en el producto.
  • Mantener cubiertas las heridas o en caso de que éstas no pueden estar cubiertas correctamente, retirarse de las áreas de procesamiento de alimentos.
  • No comer, ni beber, en áreas no designadas para tal fin, ya que pueden contaminar las manos, contaminar directamente los productos y a su vez, los restos de la comida y bebida pueden ser fuentes que atraigan a las plagas.
  • Utilizar correctamente los guantes, el tapabocas y la redecilla en áreas de proceso.
  • Mantener las áreas personales limpias y evitar todo artículo personal dentro del área de proceso, para así evitar cualquiera contaminación, ya que no conocemos el recorrido que ha realizado.

Por consiguiente, una planta, un establecimiento y/o un restaurante que realice correctamente las Buenas Prácticas de Manufactura, puede garantizar que el alimento que llegue al consumidor, no le causará ningún daño, lesión, ni la muerte.

Para conocer más sobre el tema: BPM, acompáñanos al seminario, el día 9 de abril de 2019, en Ciudad de Panamá. Para más información llámanos al (507) 390-5974 o escríbenos a info@afi.com.pa